FELIZ DÍA DE ANDALUCÍA

Muchas felicidades a todos los andaluces, a los que vivimos aquí y a los que han tenido que dejar esta bendita tierra, por cualquier motivo.

Os dejo con Carlos Cano, uno de nuestros mejores cantautores, y su verde y blanca.

Feliz día de Andalucía.

#FelizDiadeAndalucia

Anuncios

TORRIJAS MamiRO

Dicen que los amigos son la familia que uno escoge, la otra, te viene impuesta. Pues yo, a esta familia la escogí al completo, a todos, desde el más pequeño, que fue al primero que conocí, hasta los consortes que también son para comérselos.

Por diversas circunstancias, fueron llegando a mi vida para quedarse, porque son unos hermanos que aprendieron muy bien de sus padres, a compartir momentos de felicidad con sus amigos, y a estar también a las duras, por supuesto. Ellos, saben muy bien quienes son para mí, parte de muchos buenos ratos, de emociones compartidas, de sábados de empezar a tapear a mediodía, para terminar improvisando una cena donde fuese, de tardes de arreglar el mundo, de vivir intensamente vísperas y fiestas de guardar, muchas confidencias compartidas, de cantar, de reír y también llorar, y un sinfín de momentos vividos durante tantos años…

Desde aquí, les quiero agradecer su amistad, y espero que siga creciendo, a pesar de la distancia. Y también, quiero dedicar esta entrada a sus padres, porque ellos pusieron la semilla. A Manuel, por su bondad infinita, y a Rosario, por su particular forma de ser. Muchos tuvimos la suerte de probar sus platos, y siempre en Semana Santa, sus torrijas de chocolate tan ricas, las torrijas de MamiRo.

De este modo, seguimos con una receta de Cuaresma, esta vez dulce.

Necesitamos:

  • Pan de torrijas, del pequeño
  • Leche
  • Cáscara de limón
  • Canela en rama
  • Huevos
  • Chocolate de cobertura
  • Naranja
  • Azúcar

Para estas torrijas, lo mejor es utilizar pan del pequeño, así se pueden hacer mejor.

Éste, es el chocolate de cobertura.

Primero calentamos la leche con la piel de limón y la canela, no hace falta que hierva, y la dejamos enfriar un poco. Bañamos el pan en la leche, dejándolo reposar un rato.

En un recipiente, ponemos huevos batidos, y pasamos las torrijas por huevo y después las freímos en aceite.

 Las dejamos enfriar, seguidamente ponemos el chocolate a calentar al Baño María, con cuidado de que el agua no salpique al chocolate, las vamos rebozando de chocolate y las ponemos en papel secante.

Así, quedan excelentes, muy ricas, pero la singularidad de la receta de MamiRo es que, antes de que el chocolate solidifique por completo, le añadimos unas tiritas de naranja confitada, y las dejamos secar.

La naranja confitada, la hacemos cortando tiritas de piel de naranja, muy finitas, y sin nada de la parte blanca de la piel. Las ponemos a cocer en agua con azúcar, hasta que caramelicen y listas, para aportar ese toque único a nuestras torrijas.

Vamos, para chuparse los dedos.

P.D. Solo me queda decir, que yo este año aun no he hecho torrijas, entre otras cosas, porque me gusta comprar los avíos en mi pueblo. Estas fotos las ha hecho mi Pre, cuando las ha hecho ella, espero probarlas, sino en esta remesa, en la siguiente, jajaja… Gracias Pre.

EMPANADA DE MEJILLONES

Es tiempo de Cuaresma, el miércoles de ceniza comenzó el periodo de reflexión, de purificación, de preparación para la Pascua, y eso conlleva hacer abstinencia cada viernes. La abstinencia, tradicionalmente, consiste en abstenerse de comer carne, por eso los platos típicos de Cuaresma se hacen de pescado, siendo el bacalao la opción más común.

Empezaremos a quemar incienso, a poner marchas de Semana Santa, a sacar las túnicas de nazareno, asistir a los Cultos de Nuestros Titulares, a ver el trasiego de los ensayos de costaleros, escuchar el Llamador… Renovando vivencias de cada año y degustando esos platos y dulces cuaresmales.

Vamos a comenzar este periplo con una empanada, pero no solo de atún viven las empanadas, así que la vamos a hacer de mejillones, aunque como os digo siempre, hay recetas, como esta, donde podemos usar lo que mas nos guste, o simplemente, de lo que dispongamos en la nevera.

Necesitamos:

  • 1 masa de hojaldre
  • 2 huevos duros
  • 2 tomates maduros
  • 150 gr de cebolla
  • 80 gr de AOVE
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 pizca de pimienta
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 pimientos del piquillo troceados
  • 1 lata de mejillones en escabeche escurridos y troceado

Cocemos dos huevos y los dejamos enfriar, antes de picarlos. En Thermomix, 2 segundos velocidad 4.

image
image

Ponemos los tomates y los troceamos 2 seg/vel 4, lo retiramos y ponemos la cebolla y troceamos también 3 seg/vel 5.

image
image
A continuación incorporar el aceite, la sal, la pimienta, el azúcar, y el tomate reservado y programamos 20 min/Varoma/vel 1. Cortamos los pimientos en trozos pequeños, los mejillones y los mezclamos con los huevos reservados.

image
image
Mezclamos todo con el tomate y lo dejamos enfriar un poco antes de rellenar la masa de hojaldre.
image
image

 

Como véis, he cerrado el hojaldre, como si fuese una trenza, para ello dividimos el hojaldre en tres partes, el relleno al centro y en los lados hacemos cortes que vamos cerrando alternándolos. Ya solo queda pintar el hojaldre con huevo y meter en el horno precalentado a unos 180-200 grados. Lo dejamos unos 20 minutos o hasta que veamos que empieza a coger color.

image
image
Y para terminar, quiero dejaros los dibujos que me ha traído hoy mi hija del cole, han celebrado hoy el día de Andalucía con un desayuno andaluz.
image
Y os lo quería mostrar, porque me ha gustado que empiecen a enseñarles la importancia de la alimentación y que un buen desayuno con aceite es uno de los manjares mas ricos que podemos tomar y es sano, sano.

POLLO GUISADO EN VINAGRE

Me gusta buscar recetas nuevas para experimentar, e ir variando los menús de casa. Así que, el otro día, buscando en la red, me encontré una que me pareció adecuada a nuestros gustos, y como tenía todos los ingredientes, me puse a hacerla. El resultado fue estupendo, salió delicioso el pollo.

La receta es de EL COMIDISTA un blog que leo de vez en cuando, es muy entretenido, da recetas, habla del mundo de la cocina, comenta sobre sitios donde comer, en fin, un poquito de todo… Y lo que más me gusta es el toque de humor que le da.

Necesitamos:

  • 1 kg de carne de pollo, yo he usado los muslos y contramuslos y alitas
  • 250 g de bacon
  • 8 orejones o albaricoques secos
  • 1 cebolla
  • 250 ml de caldo de pollo
  • 150 ml de vino tinto
  • 250 ml de vinagre de Módena
  • 100 ml de vinagre rojo
  • AOVE
  • Sal y pimienta negra recién molida

Si veis la receta, él pone cebolla roja, yo no tenía, así que he usado una, del huerto que tenemos en el campo. Cuando haga mejor tiempo, os lo enseñaré.

Cortamos el bacon en trozos y se pasan por la sartén con aceite, hasta que estén crujientes, una vez pasados, los sacamos y reservamos.
image

Salpimentamos el pollo y lo doramos en la misma sarten, lo doramos bien, hasta que coja color, y reservamos junto al bacon.

image

image

Cortamos la cebolla y la salteamos también en la sarten, unos cinco minutos, hasta que se ablande, la sacamos y reservamos.

image

A continuación, echamos los vinagres y el vino, yo he usado un vino excelente MONTESPEJO TINTO ROBLE, comercializado por DCOOP S. Coop. And. , una gran cooperativa agroalimentaria, a la que pertenecemos. Y que, desde que ha abierto la tienda de la cooperativa, tenemos a nuestro alcance, productos de magnifica calidad, a muy buenos precios, tanto para socios, como para los que no lo son, es una tienda abierta al público.

image

image

image

Dejamos hervir los vinagres y el vino, agregamos el caldo, el pollo, el bacon, la cebolla y los orejones. Bajamos un poco el fuego, ponemos una tapa, sin cubrir del todo y lo dejamos unos 40 minutos. Quitamos un poco de grasa, si tiene, y ya podemos servir.

image

image

 

Espero que os guste, en casa ha sido un éxito.

 

ROPA VIEJA

Como ya os conté en esta entrada, HUEVOS RELLENOS Y MAS…, en casa no nos gusta tirar nada, aquí todo se recicla, se congela o se transforma en otro plato.
Pero esto no lo he inventado yo, y a esta receta me remito, que es mas antigua que el hilo negro.
La verdad, es que se trata de un revuelto, pero hecho con los restos de la pringá del cocido, que ya os conté en la receta del ultimo día.

Necesitamos:

  • Restos de pringá
  • 4 huevos
  • 4 patatas
  • ajo
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)

En primer lugar, pelamos las patatas, y las cortamos en rodajas, seguidamente las ponemos en un recipiente apto para microondas, echamos sal y aceite y lo metemos a máxima potencia unos 12-13 minutos.

Las sacamos y si vemos que aún no están, las ponemos varios minutos más.

image

 

image

De esta forma, quedan muy bien las patatas, es como si estuviesen pochadas, pero con muy poco aceite, así conseguimos un plato mucho más saludable. Yo lo hago así, incluso para las tortillas, y salen estupendas.

image

La pringá, la troceamos muy bien, lo que nos haya quedado. en mi caso, esta vez no ha quedado morcilla, que le da un gustito muy rico, pero… No pasa nada.

image

Picamos un ajito, lo sofreímos y añadimos la pringá, rectificamos de sal si lo necesita, lo rehogamos bien.

image

Y ya solo queda, añadir las patatas, pochar un poco, apartamos del fuego y añadimos los huevos, revolviéndolo bien y ya tenemos nuestra ROPA VIEJA lista para la mesa.

image

 

COMIDA CON PRINGÁ

Así es como se llama, en mi pueblo, al cocido, sí, a los garbanzos con pringá, y esta es la receta que os cuento hoy.  Porque, la verdad, en estos días de frío lo que apetece es un buen plato de cuchareo, ¿o no?

Además este plato no entraña mayor dificultad, más bien, lo importante, es usar buenos ingredientes, y conocer muy bien la olla a presión que usamos.

Antaño, hacer un guiso de legumbres era algo muy latoso, porque requieren de mucho tiempo de cocción, pero hoy en día, con las ollas a presión, este tiempo se reduce bastante, lo cual supone una gran evolución. Sobre todo, con la vida de carreras que llevamos hoy en día. Con esto, solo quiero animaros a que las introduzcáis en vuestra dieta, son recomendables, al menos, una vez a la semana, y hay muchas formas de elaborarlas para que sean muy apetecibles. Y si no os gustan las ollas a presión, también hay en el mercado legumbres cocidas, que te pueden sacar de más de un apuro.

En fin… vamos a necesitar:

  • 1 vaso de garbanzos
  • 1/2 vaso de chícharos
  • 1 trozo de calabaza
  • 1/4 Kg de habichuelas
  • 2 cucharadas de pimentón
  • Chorizo
  • Morcilla
  • Tocino
  • 1 trozo de carne de cerdo o ternera

En primer lugar, la noche antes, ponemos las legumbres en remojo, bien cubiertas de agua. Deben estar, al menos, 12 horas.
Las enjuagamos y las echamos a la olla.
image

Echamos la carne, tocino, morcilla, chorizo, y el pimentón.

image

image

Cortamos las habichuelas y la calabaza, en trozos, y la añadimos también. Yo suelo usar el cestillo de la olla, porque la calabaza, una vez terminado el guiso, la paso por la batidora, y la añado al caldo para que espese un poco.
image

Después ponemos agua hasta cubrir y tapamos la olla. Ponemos al fuego y una vez que empiece a pitar la válvula, la dejaremos entre 45-60 minutos, según sea nuestra olla de rápida. Una vez terminado el tiempo, destapamos, con mucho cuidado y ya tenemos lista la comida.
image
A mí, me gusta hacerlo para el dia siguiente, siempre queda más bueno, pero eso ya es cuestion de gustos.

image

image
Y esto que véis, es la pringá del cocido, que normalmente se toma como segundo plato. Se llama así, porque se come con los dedos y se pringa ayudándose del pan, se hace picando muy bien la carne, chorizo, morcilla y tocino, y es lo mejor del cocido, para chuparse los dedos…