GARBANZOS CON CHOCOS Y PAPAS

Hoy os traigo un plato de cuchara muy rico, y muy saludable, con muy poca grasa. Para hacerlo necesitaremos:

  • 250 gr de garbanzos
  • 250 gr de patatas
  • 750 gr de choco limpio
  • 2 cebollas
  • 1 pimiento
  • 4 dientes de ajo
  • 2 tomates
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1,5 l de caldo de pescado
  • pimentón dulce
  • azafrán
  • laurel
  • AOVE
  • sal

Cocemos los garbanzos en agua con sal, una cebolla y laurel. O también, podéis usar garbanzos cocidos, eso sí, enjuagarlos muy bien antes de usarlos.
image

Los chocos los picamos a cuadritos. Primero los pasamos por aceite y rehogamos, los apartamos y reservamos, y en ese mismo aceite hacemos el sofrito.
image
image

Picamos la cebolla, el pimiento y los ajos, y los rehogamos con laurel y azafrán. Se añade el pimentón, los tomates troceados y se deja freír bien. Yo lo he puesto, como veis, en trozos grandes, porque luego lo paso todo, así nos gusta más en casa. Pero, como os digo siempre, es cuestión de gustos.

image

Después añadimos el vino y el caldo y lo dejamos, unos 15 min a fuego medio. Lo trituro, no demasiado, y aparto.
image

En la olla a presión, echo los chocos, garbanzos y el triturado del sofrito. Lo pongo al fuego, y cuando empiece a pitar, lo dejo unos veinte minutos. Aunque el tiempo dependerá de vuestra olla.
image
Mientras, pelo las patatas, las troceo en gajos y las reservo. Cuando pase el tiempo programado, aparto la olla y añado las patatas, y pongo de nuevo la olla, esta vez, basta con diez minutos. No se ponen antes porque quedarían muy trituradas, pero se pueden poner y el caldo quedará más espeso, de nuevo os digo, que como más os guste.

image
Ya solo queda, apartar y listo! Espero que sea de vuestro gusto.

ESPINACAS CON GARBANZOS

Disculpadme la ausencia, después de unos días funestos por una  aguda infección de garganta, de nuevo estoy aquí, para contaros otra receta más de Cuaresma. Esta, en mi casa, se solía hacer para el Viernes Santo, junto con Tortillitas, ensaladilla, Pavias de bacalao, y, por supuesto, las deliciosas torrijas.

Es también, como casi todas las recetas que os cuento, muy facilita. Se puede tomar fría o caliente, y se puede preparar con antelación.

Necesitaremos:

  • 1/2 cabeza de ajos
  • 1 puñado de Especias Surtidas
  • 1 rebanada de pan
  • 2 cucharadas de pimentón
  • Garbanzos cocidos
  • Espinacas cocidas
  • AOVE

Cocemos las espinacas en agua, y los garbanzos podemos usarlos ya cocidos.

En primer lugar se machacan las especias, con un mortero. Se refríen los ajos enteros y el pan, en aceite, se mezcla con las especias, en el mortero y se maja todo.

En la misma sartén que hemos refrito los ajos, retirada del fuego, se echan las espinacas y el pimentón y se remueve hasta que se mezcle bien. Lo ponemos al fuego y añadimos el majado, añadiéndole algunos garbanzos machacados a las espinacas.

Cuando este reducido, se añaden el resto de garbanzos y se deja unos cinco minutos más al fuego.

image

Servimos con rebanadas de pan frito. Y, a comer!

 

COMIDA CON PRINGÁ

Así es como se llama, en mi pueblo, al cocido, sí, a los garbanzos con pringá, y esta es la receta que os cuento hoy.  Porque, la verdad, en estos días de frío lo que apetece es un buen plato de cuchareo, ¿o no?

Además este plato no entraña mayor dificultad, más bien, lo importante, es usar buenos ingredientes, y conocer muy bien la olla a presión que usamos.

Antaño, hacer un guiso de legumbres era algo muy latoso, porque requieren de mucho tiempo de cocción, pero hoy en día, con las ollas a presión, este tiempo se reduce bastante, lo cual supone una gran evolución. Sobre todo, con la vida de carreras que llevamos hoy en día. Con esto, solo quiero animaros a que las introduzcáis en vuestra dieta, son recomendables, al menos, una vez a la semana, y hay muchas formas de elaborarlas para que sean muy apetecibles. Y si no os gustan las ollas a presión, también hay en el mercado legumbres cocidas, que te pueden sacar de más de un apuro.

En fin… vamos a necesitar:

  • 1 vaso de garbanzos
  • 1/2 vaso de chícharos
  • 1 trozo de calabaza
  • 1/4 Kg de habichuelas
  • 2 cucharadas de pimentón
  • Chorizo
  • Morcilla
  • Tocino
  • 1 trozo de carne de cerdo o ternera

En primer lugar, la noche antes, ponemos las legumbres en remojo, bien cubiertas de agua. Deben estar, al menos, 12 horas.
Las enjuagamos y las echamos a la olla.
image

Echamos la carne, tocino, morcilla, chorizo, y el pimentón.

image

image

Cortamos las habichuelas y la calabaza, en trozos, y la añadimos también. Yo suelo usar el cestillo de la olla, porque la calabaza, una vez terminado el guiso, la paso por la batidora, y la añado al caldo para que espese un poco.
image

Después ponemos agua hasta cubrir y tapamos la olla. Ponemos al fuego y una vez que empiece a pitar la válvula, la dejaremos entre 45-60 minutos, según sea nuestra olla de rápida. Una vez terminado el tiempo, destapamos, con mucho cuidado y ya tenemos lista la comida.
image
A mí, me gusta hacerlo para el dia siguiente, siempre queda más bueno, pero eso ya es cuestion de gustos.

image

image
Y esto que véis, es la pringá del cocido, que normalmente se toma como segundo plato. Se llama así, porque se come con los dedos y se pringa ayudándose del pan, se hace picando muy bien la carne, chorizo, morcilla y tocino, y es lo mejor del cocido, para chuparse los dedos…